Tras muchos años en la mecánica y el mundo del automovilismo, hay muchas cosas que han ido a mejor, pero en cambio, he visto otras ir a peor.

A lo largo de los años hemos ganado la suficiente experiencia como para poder recomendar o no un coche u motorización.

Una de las nuevas tendencias es la invasión de motores tricilíndricos, si tuviésemos que comprar un coche gama media descartaríamos siempre, los modelos tricilíndricos ya sean gasolina o diésel..

Lo normal sería un motor de cuatro cilindros en línea o en su defecto tetracilíndrico dentro de cada cual hay un pistón que sube y baja.

Los tricilíndricos suelen estar descompensados de forma natural añadiendo casi siempre vibraciones y ruidos.

¿Por qué los fabricantes se hinchan a vender tricilíndricos?

En dos palabras: normativas anticontaminación, siempre como no, en búsqueda de un menor consumo y suprimir el mínimo rozamiento mecánico, simplemente han optado por suprimir uno de los cilindros para así tener más facilidades en la homologación. Y si quieren que el coche “tire” le añaden un turbocompresor..

Lo único bueno a añadir es que los atmosféricos tricilíndricos, siempre queda el consuelo de que tienen un sonido de aceleración a tabla bastante bueno y el corte de inyección muy bueno.. Aunque no tire, ni a la de tres…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This